Cómo medir el ROI en un programa de movilidad laboral

Blog » Cómo medir el ROI en un programa de movilidad laboral
Cómo medir el ROI en un programa de movilidad laboral
Toda inversión requiere, obviamente, de un retorno de beneficios y también en la movilidad laboral de trabajadores. El llamado ROI o RSI en español  -retorno sobre la inversión- “representa una herramienta para analizar el rendimiento que la empresa tiene desde el punto de vista financiero” según Enrique Benjamin Franklin en el estudio “Auditoría administrativa: Gestión estratégica del cambio” (2007, Pearson Educación. p. 843). Pero, ¿cuál es el mejor medio para medirlo en la temática que nos concierne?
 
Para su cálculo, en el numerador se pueden admitir diferentes definiciones de beneficios. Un ejemplo sería el beneficio neto después de impuestos, el BAI (antes de impuestos) o el BAII (antes de intereses e impuestos), mientras que en el denominador se debería indicar los medios para obtener dicho beneficio. Sin embargo, para su medición también se requieren de perspectivas no solo puramente financieras. A corto plazo, medir el ROI en un programa de movilidad laboral es analizar costes y gastos para la empresa, pero no ocurre lo mismo sobre los beneficios que esta gestión de talento estará proporcionando a la empresa a largo plazo.
 
Si al crecimiento de ventas, la penetración de la empresa en nuevos mercados, el aumento de la productividad, los nuevos contactos profesionales… se le suma una concienciación cultural trasladada a la propia empresa, el conocimiento de nuevos sectores y oportunidades afines, las capacidades lingüísticas adquiridas para el expatriado que, sin duda, servirán para seguir afianzando su papel de interlocutor en mercados exteriores, la medición del ROI en un programa de movilidad laboral cambia sobremanera y pone de relevancia que, no tanto el 50% del mismo, pero sí un porcentaje elevado se deberá de medir con beneficios no cuantificables y medibles desde el punto d vista financiero.
 
Para fomentar una mejora del ROI existen diferentes métodos a tener en cuenta. Reuniones con el departamento de RRHH o los directivos de la empresa en el país de destino, una preocupación por parte de la empresa cara al expatriado en cuestión con tal de que esté en buena situación de motivación laboral cara a lograr los resultados financieros deseados y un plan de trabajo detallado de antemano (pero flexible) ayudarán sobremanera a que la medición final de esta gestión sea lo más positiva posible.