Consejos para racionalizar gastos en la empresa

Blog » Consejos para racionalizar gastos en la empresa
Consejos para racionalizar gastos en la empresa
Con motivo de la crisis, son numerosas las empresas que se ven obligadas a economizar sus gastos como tercera solución, después de haber procedido a la reducción de la plantilla y al intento de incrementar sus ventas. Pero, ¿cómo conseguirlo?
 
Cuando el objetivo no es otro que alcanzar la máxima eficiencia con unos fondos mínimos, parcelas como la contabilidad, la tesorería, la fiscalidad, el control de stock, la logística, la energía, las compras y los gastos de representación son mirados con lupa a golpe de tijera. Lo primero que debe hacer todo empresario es conocer el gasto (justificarlo y ver qué personas se encuentran detrás de él). Después deberá analizar la evolución del gasto (comparativas entre diferentes períodos de la empresa para poder tomar medidas a posteriori) y aplicar medidas de corrección (eliminando gastos superfluos). Su seguimiento nos permitirá premiar con incentivos a aquellos trabajadores que aboguen por la correcta aplicación de estas medidas o aporten nuevas ideas al respecto.
 
 
 
1. Gastos de personal: Es muy duro echar a la calle a personas, perjudicando a sus familias indirectamente, pero cuando no queda otra solución para salvar a la empresa se convierte en la única vía de salida. Es importante conocer cuánto nos cuestan nuestros empleados y cuánto se paga por accidente de trabajo y enfermedad profesional. Muchas veces se paga demasiado por el simple hecho de no cotizar por la actividad correcta. Es importante aprovechar las bonificaciones a la contratación de personal para ahorrarnos dinero. ¡No debes olvidarte de revisar las nóminas de tus empleados periódicamente!
 
2. Ahorro energético: Debemos analizar el mercado de las compañías eléctricas y optar por la mejor solución. Mientras tanto, un consejo será aprovechar al máximo la luz solar, cambiando los hábitos y horarios de la empresa si fuese necesario. Y, ¿por qué no colocar una instalación solar fotovoltaica? En la tarifa del gas también será importante apretarse el cinturón, buscar la mejor oferta y economizar gastos.
 
3. Tarifa telefónica e Internet: Al igual que la anterior, será necesario realizar comparativas entre diferentes ofertas y cambiar de empresa contratada si fuese necesario. De igual modo, los teléfonos de empresa deberán ser eliminados si éstos suponen un sobregasto con respecto a la tarifa base. El Internet deberá limitarse, es decir, que fuese exclusivamente empleado para fines profesionales.
 
4. Gastos superfluos y de representación: Además de ahorrar en el uso de papel o de café, es importante eliminar (siempre y cuando no fuese necesario) tanto las comidas y viajes de empresa como los vehículos corporativos.
 
5. Prevención de riesgos laborales: Cierta maquinaria y cursos de formación suponen un gasto extra, por lo que será interesante conocer qué porcentaje de gastos podrían ser financiados por la Seguridad Social.
 
6. Impuestos locales: Examinar el IBI y el IAE nos ayudará a optimizar el valor catastral, que es la base de cálculo de estos impuestos.
 
7. Invertir en I+D y en el medio ambiente: Como bien sabrán, el simple hecho de invertir en personal cualificado y en proyectos de investigación científica podría suponer para nuestra empresa un ahorro fiscal de entre el 25% y el 42%. El Impuesto de Sociedades también recoge deducciones para empresas que inviertan en instalaciones de tipo sostenible.
 
8. Analizar a nuestros proveedores: Es vital revisar los contratos que mantenemos con nuestros proveedores y conocer si realmente existen otros que pudiesen aportarnos los mismos servicios por un menor coste. Quizás los más competitivos los hallemos en el mercado internacional.
 
9. Gestión de stock: Hay que buscar un equilibrio entre el coste del inventario y el nivel óptimo de servicio, pero sin reducir el índice de ventas. Una buena solución sería contar con un software de gestión  que nos permitiese llevar un control preciso de las existencias así como de las entradas y salidas de referencias. No debemos olvidar controlar los costes de mensajería, transporte y logística.
 
10. E-Commerce y Redes Sociales: Abrirse a Internet y fomentar el comercio electrónico será una vía de expansión de la empresa que nos permitirá obtener otra fuente de ingresos sin apenas gastos, salvo el mantenimiento de la web y el salario de nuestro community manager. Esta persona será a su vez la encargada de gestionar la imagen virtual de la empresa, la cual determinará que el índice de ventas decaiga o se dispare.
 
Racionalizar gastos en una empresa puede parecer una tarea complicada, pero aún así, deberemos llevarla a cabo si no queremos que todo nuestro esfuerzo se vaya a pique. Podemos confiar esta operación en un agente externo, aunque sin descuidar los gastos de marketing y ventas, ya que de ellos dependerá el devenir de nuestro negocio.