Formación bonificada: qué es y cómo puedo beneficiarme de ella

Blog » Formación bonificada: qué es y cómo puedo beneficiarme de ella
Seguro que en muchas ocasiones has escuchado hablar de la formación bonificada para las empresas y te has preguntado cómo puedes beneficiarte de ella, ¿verdad? Pues hoy vamos a hablarte sobre ello.  
 
Se entiende por formación bonificada aquella que hace que los trabajadores de una empresa puedan formarse en el área de su trabajo, sin que ello suponga un desembolso económico para ellos. Frente a esto existen muchas dudas, ya que hay muchas personas que no saben a ciencia cierta de dónde sale dicha inversión en formación. ¿La paga la empresa? Lo cierto es que tampoco. A la hora de cotizar como trabajador a la Seguridad Social, hay un apartado que va destinado para la formación, que es el que nutre a los cursos bonificados. Gracias a estas aportaciones, las empresas tienen asignado un crédito al año para formación. Este crédito no es acumulable año tras año, por lo que si antes de finalizar el mismo no se han gastado estos se perderán.
 

¿Cómo puedes acceder a la bonificación?

Acceder a la formación bonificada es una tarea muy sencilla. Tan solo tienes que tener en mente estos sencillos pasos:
  • Saber el crédito que hay disponible. Para hacerlo puedes hablar con tu asesor o bien, puedes hacer una simulación en este simulador.
  • Disponer del certificado digital. Es posible que ya dispongas de él pero, si todavía no lo tienes es el momento ya que todo el tema de la bonificación se hace mediante este certificado.
  • Informar al / la representante de los trabajadores de la acción formativa que se va a realizar.
  • Comunicar el inicio del curso, mínimo con 7 días de antelación al comienzo de la misma.
  • Realizar la formación.
  • Comunicar el fin de la formación a través de la aplicación telemática.
  • Aplicar la bonificación a través del sistema RED. 

Beneficios para las empresas sobre la formación bonificada

La formación bonificada no sólo aporta beneficios para los trabajadores en activo que deciden seguir ampliando sus conocimientos. Más allá de lo que parece, la formación bonificada aporta una gran cantidad de beneficios a aquellas empresas que apuestan por ella:
 
  1. La formación de tus trabajadores es una inversión en ellos y consecuentemente una inversión en tu propia organización. Cuando una persona está continuamente formándose, está actualizada y realiza su trabajo de manera adecuado y de la forma más eficiente.
  2. Formar a tus trabajadores a través de la formación bonificada los hará estar más motivados, y como consecuencia serán más productivos. El hecho de que los cursos no supongan un desembolso económico para el trabajador y de que se dé cuenta que la empresa se interesa por el futuro de su carrera le hará estar más motivado para trabajar y de este modo será más fructífero para la empresa.
  3. La formación de tus trabajadores, repercute en la fidelización de tus clientes. A mayor formación de los empleados, mejor es el trato y la solución de problemas de los clientes, lo que origina que estos aumenten su confianza en la organización.
  4. A través de la formación, estarás creando trabajadores más competentes por lo que definitivamente estarás haciendo una empresa más competitiva. Gracias a estos trabajadores que serán más proactivos, fácilmente adaptables a los cambios, y en definitiva unos destacados profesionales. Con ello, estarás llevando a tu empresa a ser una organización que evoluciona y progresa como el resto de su entorno.
  5. Ayuda a mejorar la imagen de la empresa, a reforzar sus valores y a transmitir una cultura empresarial sana y que siempre busca la mejor versión de sí misma. De este modo, tanto posibles clientes como posibles trabajadores se verán interesados por tu organización.