Formación en empresas: resumen del año 2016

Blog » Formación en empresas: resumen del año 2016
Las estadísticas confirman la tendencia al crecimiento de la formación llevada a cabo por las empresas dentro de cada sector con el fin de mejorar y optimizar el rendimiento y las capacidades de sus empleados, y por consiguiente alcanzar una mayor productividad.
 
Al tratarse de un aspecto que ha ayudado de manera destacada a las empresas gracias a la mejora del rendimiento de sus empleados, en 2016 una gran cantidad de compañías han intentado realizar una formación entre, tanto los altos cargos, como entre los empleados, que resultara beneficiosa para optimizar los procesos empresariales y productivos.
 
La formación en empresas en números
 
Más de 70 empresas han sido certificadas con el Top Employers España 2016 gracias a las condiciones que ofrecen a sus empleados en materia de recursos humanos, superando una evaluación de 60 buenas prácticas, en 9 áreas diferentes entre las que destaca el ámbito de la formación, en el que las empresas están evolucionando gracias a la consolidación de su importancia, la práctica de un conjunto de métodos de aprendizaje cada vez más diversificado, los avances tecnológicos y sus aplicaciones, y también, gracias a que los empleados cada vez muestran una mayor implicación e involucración en los procesos formativos.
 
La planificación de la formación y el establecimiento de los objetivos de manera previa son cada vez más frecuentes entre las compañías, además las empresas promueven el desarrollo de los procesos de aprendizaje y el desarrollo de las capacidades y los conocimientos entre los empleados.
 
Por otro lado, durante este año también se han implementado métodos que resultan más innovadores para realizar la formación, como programas de formación en competencias y habilidades, prácticas, coaching o programas de intercambios internacionales, entre otros. Asimismo, cabe resaltar la innovación que se ha llevado a cabo en cuanto a métodos de desarrollo del liderazgo, y el incremento del uso de nuevas tecnologías con aplicaciones específicas, utilizadas desde el área de evaluación de las necesidades de formación, como en la creación de bases de datos, o el diseño de nuevas herramientas.
Por último, la implicación de los empleados es otra de las tendencias que ha provocado el incremento del éxito de la formación durante el año 2016, ya que la integración del aprendizaje y los resultados favorables de su realización, ha conseguido que la iniciativa de los empleados en esta materia sea cada vez mayor.