Intoxicaciones alimentarias en verano: cuales son las más frecuentes

Blog » Intoxicaciones alimentarias en verano: cuales son las más frecuentes
Intoxicaciones alimentarias en verano: cuales son las más frecuentes
La llegada del calor y el buen tiempo es sinónimo de intoxicaciones alimentarias. Es inevitable que no escuchemos casos de gente que comió algo que se encontraba en mal estado o no estaba correctamente cocinado y por lo tanto han tenido que guardar reposo unos días. Utilizar los servicios de una consultoría de seguridad alimentaria puede evitar muchas de estas intoxicaciones.
 
Sanidad ha lanzado una campaña para la prevención de intoxicaciones en la cual recomienda lavarse las manos siempre antes y después de manipular alimentos y también después de ir al baño. Hay que seguir estas normas a rajatabla con el objetivo de evitar intoxicaciones y si vamos a utilizar huevos es muy importante que nos fijemos en la fecha de caducidad y en que tengan la cáscara limpia. Tampoco hemos de olvidarnos de meter las tortillas en la nevera si no las vamos a consumir al instante.
 
La intoxicación alimentaria más común de cada verano es la salmonelosis. Esta bacteria reside de forma natural en el intestino de los seres humanos y de los animales y su aparición suele deberse a las elevadas temperaturas y a la poca higiene en la cocina. Mayonesa y huevos crudos son los alimentos que mayormente suelen ser el foco de infección de esta bacteria ya que en muchas ocasiones los dejamos a temperatura ambiente durante prolongados espacios de tiempo. Por lo tanto al sufrir sus efectos nos encontraremos con síntomas como vómitos, dolor de cabeza y diarreas. Es importante que las marcas de alimentos hagan uso de una consultoría de seguridad alimentaria con el objetivo de implantar sistemas de certificación de seguridad en sus alimentos.
 
Otra de las bacterias que más suele aparecer en verano es la conocida como E.coli que aparece principalmente en productos crudos. Deberemos evitar el consumo de leche no pasteurizada y a la hora de cocinar carne procurar que esté al fuego el tiempo suficiente. A la hora de comer vegetales crudos los lavaremos bien a fondo. También es común que se den intoxicaciones en verano producidas por la bacteria Campylobacter. Esta bacteria también afecta a los alimentos poco cocinados como el pescado o el pollo por lo tanto habremos de ser muy cuidadosos al trabajar con estos alimentos.
 
En definitiva, hay que ir con ojo a la hora de cocinar en verano si no queremos que ninguna de estas bacterias nos arruine nuestros días de descanso.