Los 3 tipos de ecoetiquetas que debes conocer

Blog » Los 3 tipos de ecoetiquetas que debes conocer
Los 3 tipos de ecoetiquetas que debes conocer
En la actualidad el ser humano cada vez tiene una mayor concienciación en lo que respecta al medio ambiente. A la hora de adquirir un producto en el supermercado o en la droguería solemos fijarnos más en la etiqueta para ver lo que contiene y si es respetuoso con el entorno que nos rodea.
 
Hay consumidores que valoran más un producto si contiene una ecoetiqueta. Varios estudios dejan claro que las ecoetiquetas son una fuente de confianza para los consumidores ya que con ellas se sienten más seguros.
 
Los 3 tipos de ecoetiquetas que debes conocer son:
 
1. Ecoetiquetas ISO tipo I: estas etiquetas autentifican que los servicios o productos que las contienen causan un menor impacto sobre el medio ambiente que otros. Son adjudicadas por un tercero que es totalmente imparcial y se convierte en la entidad encargada de certificar el valor que tiene el servicio o producto.
 
2. Ecoetiquetas ISO tipo II: son realizadas por los propios fabricantes y nos aportan información del tipo de si los productos que las contienen se pueden reciclar. Suelen representarse a través de símbolos y es necesario que sean fáciles de observar por el consumidor y que no lleguen a confundirse con otros. Algunas empresas emplean símbolos relacionados con la naturaleza y a veces puede llevar a confusión.
 
3. Ecoetiquetas ISO tipo III: consisten en una declaración verificable respecto a un producto o servicio y que ofrece datos medioambientales que nos informan del impacto que este tiene en el medioambiente. Para obtener esta declaración hará falta acudir a un organismo que se dedique a gestionar programas de declaraciones ambientales.
 
Sistema de Certificación Científica “Eco-Descripción-Certificada”
 
Este sistema es un ejemplo de una ecoetiqueta ISO tipo III y trata de ofrecer al consumidor una información cuantitativa y totalmente detallada en lo referente al producto o servicio que va a adquirir. Para lograr obtener esta información hace falta el uso de indicadores variables.
 
A la hora de obtenerla también se emplean herramientas como el análisis de ciclo de vida. A través de esta herramienta se trata de realizar una investigación y tomar constancia de los impactos que un producto puede tener en el medioambiente durante toda su vida. Desde su extracción hasta que se eliminen los residuos todas las etapas van a ser cuidadosamente investigadas.
 
Al cuantificar el uso de recursos que emplea este producto durante su ciclo de vida seremos conocedores del impacto que puede llegar a tener. También se van a tener en cuenta las materias primas que harán falta para su fabricación, los transportes de estas materias e incluso el envase del producto lo que la convierte en una tarea muy minuciosa.
 
En el supuesto de que existieran sustancias peligrosas también las obtendríamos con esta información.