Sistema de calidad, ¿debe mi empresa contar con uno?

Blog » Sistema de calidad, ¿debe mi empresa contar con uno?
Seguramente has escuchado hablar de la importancia de contar con un sistema de calidad para tu empresa pero, frente a esto es posible que te surjan dudas.
 
¿Qué se entiende por sistema de calidad?
 
La primera duda que normalmente nos asalta es qué se entiende por sistema de calidad. Como decíamos, seguramente has escuchado este término en multitud de ocasiones pero es probable que no sepas a ciencia cierta qué significa y qué se esconde detrás de él.
 
Se entiende por sistema de calidad a un método estudiado y planificado que cuenta con diversas acciones con el fin de conseguir un objetivo: que el producto/servicio que se ofrece satisfaga las necesidades del cliente y que siempre se considere de calidad. Para ello se hace valer de todos los recursos que dispone la empresa (materiales, recursos humanos, financiación, maquinaria, procedimientos…)
 
Son varias las variables que condicionan el sistema de calidad que se debe implementar en cada empresa:
  • La organización de la que se dispone.
  • La naturaleza propia de la actividad a la que se dedica la empresa.
  • Medios con los que se encuentran, tanto materiales, como humanos y económicos.
  • Tendencias del mercado
  • Exigencias de los clientes.
 
Estas 5 variables se tienen en cuenta para crear sistemas de calidad ad-hoc para cada empresa y, así, conseguir maximizar los objetivos de cada negocio.
 
¿Mi empresa tiene que tener un sistema de calidad?
 
Sin lugar a dudas ésta es la eterna pregunta, ¿debe mi empresa contar con un sistema de calidad?
 
Muchos empresarios piensan que, al tener una empresa pequeña el sistema de calidad es un proceso que no va con ellos, pero esta afirmación no puede diferir más de la realidad. Si bien es cierto que hay muchos sistemas de calidad que están enfocados a las grandes empresas, todos los empresarios tienen la posibilidad de implementar un sistema de calidad.  Al ser sistemas prácticamente ad-hoc, se pueden amoldar a las necesidades de cada negocio con lo que, si dispones de uno pequeño, sí que deberías contar con un sistema de calidad como, por ejemplo, el ISO 9001.
 
El motivo es muy sencillo: eres una empresa. Sí, parece obvio pero muchas veces se nos olvida que, pese a ser pequeños, seguimos siendo una empresa que trabaja con procesos y que trabaja con productos/servicios para satisfacer las necesidades de un público, por lo que se debe hacer todo lo necesario por satisfacer de manera correcta dichas necesidades y, para ello, implementar un sistema de calidad te puede resultar muy útil.